QUÉ ES COACHING

El Coaching es un proceso a lo largo del cual acompañamos y ayudamos a una persona, equipo u organización (a la que llamamos coachee si es un individuo, y cliente o sistema, si es un equipo u organización), a conseguir sus objetivos, resultados extraordinarios o a liberarse de obstáculos que le impiden hacerlo.

Un coach nunca le dice a su cliente lo que tiene que hacer, le ayudar a descubrirlo por si mismo, a encontrar un camino nuevo, y le acompaña en ese proceso.

Por eso NO es Coaching (y no es un Coach), quien hace de consultor, mentor, psicólogo, consejero, confesor, amigo y alguna otra cosa parecida …aunque puedan ayudar desde estas funciones.

Tampoco es Coaching lo que los directivos hacen cuando afirman “Ah! …entonces llevo años haciendo coaching sin enterarme!”. Pues NO, eso TAMPOCO era Coaching.

El Coaching de calidad (como lo califica ICF) se aprende tras una formación profunda, reglada y reconocida.

ICF (International Coaching Federation) es una organización global que agrupa a los coaches profesionales de todo el mundo, que reglamenta y ordena su práctica de acuerdo a códigos éticos compartidos y estándares reconocidos en todo el mundo.

Sin intención de ser exclusivo, ofrezco algunas definiciones que nos pueden ayudar a conocer el Coaching:

ICF:
“El coaching profesional consiste en una relación profesional continuada que ayuda a obtener resultados extraordinarios en la vida, profesión, empresa o negocios de las personas. Mediante el proceso de coaching, el cliente profundiza en su conocimiento, aumenta su rendimiento y mejora su calidad de vida.” Recientemente y debido a la actualización del propio Código ético de ICF, se ha modificado esta definición de coaching profesional, de la manera siguiente: “un proceso de acompañamiento reflexivo y creativo que inspira a los clientes de una relación continuada de coaching a maximizar su potencial personal y profesional”.

EEC (Escuela Europea de Coaching):

“Coaching es el arte de hacer preguntas para ayudar a otras personas, a través del aprendizaje, en la exploración y el descubrimiento de nuevas creencias que tienen como resultado el logro de sus objetivos.”

Algunos Master coaches aportan características que diferencian al Coaching de otros campos, por ejemplo Julio Olalla señala que la diferencia entre Psicología y Coaching la marca la existencia de terapia, que en el Coaching no se da; por su parte Elena Espinal manifiesta que el Coaching trabaja con las competencias llamadas “blandas” de la persona, y se nutre fundamentalmente de escucha, ofertas, peticiones o promesas.

El Coaching es una poderosa herramienta de cambio y mejora, personal y profesional, y hay pocas cosas más gratificantes para un coach que ver como sus clientes cambian su mirada o punto de vista sobre sus retos o problemáticas; es un momento mágico en que se produce un “click” que aporta nuevas posibilidades que encierran soluciones, y que deben conducir a nuestros clientes a vivir mejor y más plenamente sus vidas.

Sin pretender ser exhaustivo (refiero a los interesados a webs más especializadas y completas), podemos mencionar que existen modalidades de Coaching que se aplican a diferentes campos, tales como:.

El Coaching consiste en conversaciones entre el Coach (experto) y su Coachee (cliente), en relación a un objetivo o situación a mejorar propuesta por este último, que le sea relevante o que quiera conseguir, y en cuya consecución esté dispuesto a comprometerse.

Las conversaciones en el Coaching son fundamentales, y si bien hay muchas herramientas al servicio del proceso de Coaching , todo lo relacionado con las palabras se constituye en elemento esencial para hacer avanzar al Coachee hacia la consecución del resultado esperado del proceso.

Dirigidas por el Coach, estas conversaciones tienen por objeto hacer que el Coachee pueda ver su “problema” (o tema que quiere mejorar) desde un punto de vista diferente al inicial, realizando lo que denominamos cambio de observador.

La labor del Coach es incomodar cordialmente al Coachee para que él mismo cuestione sus afirmaciones, opiniones y juicios sobre lo que le pasa, de forma que pueda superar las creencias limitantes (aquellas que le impiden superar o mejorar su obstáculo).

Es fundamental centrar el objetivo, tanto del proceso general como de cada una de las sesiones del proceso, trabajar con la confianza de que el propio Coachee es capaz de encontrar las soluciones, y vigilar que se vayan cumpliendo los compromisos adquiridos libremente a lo largo de cada una de las sesiones mantenidas.

El Coaching “no sirve para todo”, y hay asuntos que no son susceptibles de tratarse así. El mejor servicio que puede hacer un Coach en esos casos es derivar a su cliente a otro profesional que le pueda ayudar. Desde luego no es objeto de un proceso de Coaching una situación en la que el Coachee no esté dispuesto a comprometerse con el proceso o sus objetivos.

Una de las claves del Coaching es que todo lo que ocurra y se trate durante una sesión, es absolutamente confidencial; de hecho los coaches realizan un juramento mediante la aceptación de un completo código ético al final de su formación reglada (al menos los asociados a ICF).

.

Sin pretender ser exhaustivo (refiero a los interesados a webs más especializadas y completas), podemos mencionar que existen modalidades de Coaching que se aplican a diferentes campos, tales como:.

COACHING EJECUTIVO
Se aplica sobre la persona en su faceta profesional, independientemente de su cargo o nivel en las organizaciones. También se le denomina “1 to 1” para dar idea de que se trabaja sólo con una persona como cliente. A veces se llama también personal (si se aplica a su vida personal), vital o life (si se trata de acompañar a alguien por períodos prolongados de su vida).

COACHING SISTÉMICO
Concepto amplio, ya que un “sistema” puede ser el constituido por el conjunto coach-cliente, puede ser un equipo o incluso una organización empresarial completa (en estos casos lo denominaremos como coaching de equipos y coaching organizacional).

COACHING DEL TERCER SECTOR O SOLIDARIO
Suele ser un coaching aplicado a organizaciones sin ánimo de lucro, ONGs, etc. En este caso el valor, las técnicas, etc. del Coaching son las mismas, y la única variación es la consideración económica, es decir, lo que se cobra al cliente por el servicio.

Los problemas que resuelve el Coaching son comunes: los que aquejan a las personas. La soluciones que aporta el Coaching son las mismas: ayudar a quienes desean conseguir resultados extraordinarios. Si se aplica a un directivo o a una persona que precisa de una ayuda para su vida personal, a un individuo o a una organización, y por un precio u otro …no cambia la esencia de la relación y los resultados obtenidos, que son siempre para las personas.

En cuanto a las utilidades que aporta el Coaching y las diferentes especializaciones, hay una enorme variedad, tantas como ámbitos en que se desenvuelve la persona (individual o colectivamente). Hay algunas más delimitadas y daremos algunos ejemplos:

COACHING DE SALUD

Varios ámbitos, como el Coaching saludable (para ayudar a llevar una vida más sana), o el Coaching de salud (para las situaciones de personas aquejadas de alguna enfermedad). Además el Coaching sanitario, que se ocuparía de las personas que se dedican profesionalmente al cuidado de los demás (médicos, enfermería, etc.).

COACHING EDUCATIVO
Puede aplicarse a los docentes, al alumnado y a padres o tutores, y a los diferentes niveles educativos (desde la primaria a la universidad). Hay beneficios del Coaching para aplicar a los alumnos, y aplicaciones para que los docentes ejerzan mejor sus funciones –aparte del ya definido Coaching personal.

COACHING DEPORTIVO
Para mejorar el rendimiento y la consecución de logros y objetivos más ambiciosos con deportistas, generalmente profesionales o de élite.

COACHING APLICADO A COLECTIVOS DETERMINADOS
Como puede ser el Coaching de familia, adolescentes, de pareja, para religiosos, etc., es decir colectivos con una problemática y características particulares, siempre sin olvidar la faceta personal/individual del Coaching.